Artículos calmainterior.es

Un momento estupendo para practicar Mindfulness, o atención plena, es cuando estamos conduciendo.

Diversos estudios indican que un alto porcentaje de personas conduce en modo de supervivencia, de forma competitiva, en piloto automático, con estrés y sin apenas empatía hacia los demás (incluso aunque la empatía sea una de sus virtudes, disminuye al subir al coche). Por supuesto, esto incrementa las posibilidades de tener un accidente.

Sin embargo, practicando podemos cambiarlo y conseguir conducir de forma más relajada. Y en esto nos ayudará el Mindfulness o atención plena.

En el momento de subir al coche realiza tres respiraciones profundas, date cuenta de cómo está tu cuerpo y tu mente. Si notas tensiones trata de soltarlas sin juzgarte.

Comienza a conducir centrándote en el momento presente, siente el volante, la temperatura, tu entorno. Si te distraes vuelve tu atención a la conducción en sí misma, igual que cuando aprendías a hacerlo.

Cada vez que tengas que detenerte por un semáforo, señal de STOP o atasco, realiza respiraciones abdominales, pausadas y profundas.

Date cuenta de cuándo te entra la prisa o si sientes ira cuando otra persona se te cruza. No te juzgues, trata de aceptar la situación lo mejor que puedas, sabiendo que esas emociones incrementan el riesgo de accidente. Piensa en tus seres queridos y en no estropearte el resto del día. No puedes cambiar cómo conducen los demás, pero sí cómo reaccionas tú. Ve practicando la aceptación y vuelve tu foco al acto de conducir.

He de confesar que conduciendo es dónde más me está costando implementar el Mindfulness en mi día a día. Pero con práctica y paciencia iremos mejorando.

Y tú, ¿cómo llevas conducir? Te animo a regístrate en la web y compartir tu opinión con nosotros en los comentarios o el foro.

No hay ideas en “Conducir con Mindfulness o atención plena”