Artículos calmainterior.es

Existe mucho debate, entre las diferentes tradiciones y culturas meditativas, sobre qué postura hay que adoptar cuando meditamos.

¿Debemos sentarnos en el suelo o en una silla? ¿Hay que apoyar la espalda o no? ¿Tengo que cerrar los ojos o los puedo dejar abiertos?

La imagen clásica que nos viene a la mente, cuando pensamos en una persona que medita, es la llamada flor de loto. Con las piernas cruzadas, pies sobre los muslos, espalda recta, hombros relajados, ojos cerrados y manos con los dedos índice y pulgar en contacto. Sin embargo, esta postura no es accesible a todo el mundo, por ejemplo, para poder poner ambos pies con la planta hacia arriba se precisa flexibilidad.

En realidad, lo único necesario es que la postura te deje mantener un estado de alerta y relajación al mismo tiempo. En mi caso, si apoyo la espalda me suelo quedar dormida, en cambio, cerrar los ojos no me produce somnolencia. Sin embargo, si a ti te sucede lo contrario, puedes apoyar la espalda y dejar los ojos medio abiertos, pero mirando a un punto fijo para no distraerte.

En lo que parece estar todo el mundo de acuerdo es en no tumbarse, salvo que la meditación sea para dormir mejor... 

Mi consejo es que pruebes qué postura te funciona a ti. Y, si quieres, regístrate en la web y comparte tu opinión con nosotros en los comentarios o el foro.

No hay ideas en “¿Tan importante es la postura de meditación?”